En estas calderas, el agua circula por el interior de los tubos que forman el intercambiador. Los gases calientes generados en la combustión envuelven los tubos, calentando el agua que circula por ellos.

Estas calderas se utilizan cuando se requiere una presión de trabajo superior a los 20 bares.