Un autoclave es un recipiente metálico de paredes gruesas con cierre hermético que permite trabajar con vapor de agua a alta presión y alta temperatura para esterilizar instrumental (material médico, de laboratorio, etc.) o alimentos, y a nivel industrial en procesos que requieren de alta presión y temperatura como, la vulcanización, al tratamiento de madera, la laminación de vidrio, la gestión de residuos o el desarrollo de los materiales compuestos.